viernes, 7 de agosto de 2015

Cuando sentimos que Dios nos ha olvidado

Publicado por Liliana Lizcano en 6:54:00 p. m.
Reacciones: 
0 comentarios


Cuando sentimos que Dios nos ha olvidado

Lo que más duele es pensar que el Altísimo ya no es el mismo con nosotros. Salmo 77: 10.

      Hace algunos años atrás sufrí de una depresión severa, en ese tiempo todo era gris, y pensaba que Dios se habría olvidado de mí pues eran demasiadas situaciones que aprisionaban mi corazón, llegué a sentirme como José en el pozo cuando fue lanzado por sus propios hermanos, me sentía sola, sin verdaderos amigos y sintiendo que mis seres amados me habían dado la espalda sin motivo alguno justificado.

   En esos momentos uno se pregunta tantos ¿por qués? A Dios, y duele imaginar que a Él no le importa nuestro dolor.  Sin embargo el Salmista sigue diciendo que recordará aquellos tiempos en los que vio el poder de Dios obrar en su vida, y si Jehová le había ayudado y le había sostenido en esos momentos ¿por qué habría de abandonarle ahora?.

   Él es un Dios fiel y aunque a veces nos rompemos el coco tratando de entender Su voluntad, debemos tomar en cuenta que en esos instantes somos como una oruga en una crisálida que no tiene ni idea que al salir de allí lo hará con alas, y muchas de las circunstancias adversas son para darle a nuestra fe una oportunidad de renovarse y crecer, Él no hará nada para destruir nuestra fe, todo lo contrario, la hará más fuerte pase lo que pase.

TRES COSAS PARA RECORDAR:

1)    En los días de llanto no busques a alguien que comprenda tu dolor, porque a veces la gente en vez de alentarte te atacarán, mejor busca a Dios en primer lugar, como dice su palabra: “El día que estoy triste busco al Señor y sin cesar levanto mis manos en oración, por las noches…”. Salmo 77: 2.

2)    Aunque te desanimes y el dolor sea fuerte, recuerda los momentos que Dios te ha regalado en los que has disfrutado de dicha, amor, bienestar y donde has visto su poder: “Recordaré las maravillas que hizo el Señor en otros tiempos; pensaré en todo lo que ha hecho” Salmo 77: 11, 12.

3)    No olvides que Satanás intentará amedrentarte haciéndote pensar que Dios es el causante de tu mal, o que lo que Él está haciendo en tu vida son ideas macabras de un Dios que leda placer ver el sufrimiento de sus hijos, eso no es así, “Oh Dios, tú eres santo en tus acciones…” Salmo 77:13 a. Recuerda que nuestra perspectiva no es la misma que posee Dios, nuestra vista está limitada al tiempo y al espacio, la de Jehová no lo está, Él nos dará consuelo, nos levantará y juzgará lo que haya de ser juzgado.


miércoles, 8 de julio de 2015

Dios apacigua la rabia

Publicado por Liliana Lizcano en 6:47:00 p. m.
Reacciones: 
1 comentarios



Dios apacigua la rabia

Allí quebró las saetas del arco, el escudo, la espada, y las armas de guerra…
…Tú reprimirás el resto de las iras. Salmo 76: 3, 10 b. (Versión Reina Valera)

   ¿Cuántas veces ha tenido usted que lidiar con la rabia o ira de personas que han tratado de hacerle daño?, ¿Cuántas veces usted ha tenido que lidiar en su ser con este amargo sentimiento que llega a hacernos sentir buscar justicia por nuestra cuenta?.  Todos en algún momento hemos experimentado el estar enojados al extremo o que otros lo estén con nosotros por nuestras faltas. 

   Cuando leía este salmo recordé los momentos en los que algunas personas me hicieron la guerra y en las que no podía entender por qué a veces gente que has amado te pagan mal por bien, pero lo cierto es que en cada situación Dios apaciguó las aguas o apartó a dicha gente de mi vida.

TRES COSAS PARA RECORDAR:

1)     Su palabra dice que él quebró los instrumentos de guerra, puede que hoy sea el día en el que debas pedirle que quiebre los falsos testimonios que han levantado contra ti, que cada escudo de rencor hacia ti caigan y traiga paz a tus relaciones personales, que las espadas de los chismes y demás palabras de odio sean destruidas por Él, y reprima la ira o el odio de las personas que han querido hacerte el mal.

2)      Dios no te dejará solo, porque Él promete levantarse para salvar a los mansos de la tierra (Salmo 76: 9 b.) por eso no creas que eres un tonto o tonta al callar o esperar a que sea Él quien te haga justicia, espera en Dios y mira su amor alrededor de tu vida. 

3)     Finalmente medita y recuerda que aunque existan personas que te hayan lastimado profundamente, puedas darte cuenta que son dignos de tu misericordia, porque ellos necesitan de Dios y la razón por la que están obrando tan ciegamente o con tanta maldad es porque no han conocido el verdadero AMOR que puede transformarlos.


 

Mi tiempo Contigo Template by Ipietoon Blogger Template | Gadget Review