viernes, 5 de octubre de 2012

Saciaré al alma cansada.

Publicado por Liliana Lizcano en 7:07:00 p. m.
Reacciones: 
0 comentarios


 
Saciaré al alma cansada
(Basado en Jeremías 31: 25)

Hablaste a mi alma cansada y abatida,
sin razón de ser...en tristeza y melancolía.
¡No imaginé que la llenarías de vida!,
que le dieras rumbo y un hermoso toque de alegría,
“Porque satisfaceré al alma cansada
y saciaré a toda alma entristecida”,
éste fue el mensaje que me diste en Jeremías.
Colmaste mi alma de mucho amor,
cuando todo era pena y dolor.
Mi alma cansada pronunciaba gemidos,
pero ahora tú eres ese río dulce y pasivo,
que hizo fluir aguas dentro de mí y así saturarme de ti.
Hoy navego por tu cauce, pues tú me enseñaste
que estabas allí para mostrarme 
una vida sin rumbo que tú cambiaste.

Autora: Liliana Lizcano.
(Derechos reservados) 

(Ilustración de Kasia Spiewak)

lunes, 1 de octubre de 2012

El cansancio emocional

Publicado por Liliana Lizcano en 7:07:00 p. m.
Reacciones: 
0 comentarios




El Cansancio emocional

Versículo bíblico: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28.

Una historia para meditar: Un día como cualquier otro Franklin se sintió agotado, eran muchas las cosas que le agobiaban, preocupaciones, responsabilidades, cargas emocionales familiares que venía arrastrando, y llegó un punto en que se desplomó a solas a llorar, esperó a estar solo, y no pudo contenerse más, era de aquellas ocasiones en las que se le hace a uno un nudo en la garganta y no pudo evitar llorar como niño, mientras eso ocurría, la lluvia también comenzaba a caer en pequeñas gotas, Franklin veía la lluvia, así estaba su corazón, como una tormenta, vio su Biblia pero no la quiso agarrar, no sentía ni fuerzas para ponerse de rodillas y orar, quizás estaba también algo disgustado con Dios porque no entendía por qué le estaban pasando tantas cosas, así que se acercó a su ventana y notó que en uno de los árboles había un pequeño pichón y en ese instante en que Franklin observaba, notó que la pajarita madre del pichón llegó algo ya mojada a cubrirlo y se acorrucó sobre su bebé mientras que la lluvia se hizo más fuerte, en ese momento Dios susurró al corazón de Franklin (así como lo hace contigo que me lees): “Yo estoy aquí, cubriéndote en mi amor, ves la tormenta, pero ¿no puedes ver como te arropo en mi amor?”.

   Franklin sintió mucho dolor, y finalmente le contó a Dios cómo se sentía, su cansancio en las diversas áreas de su vida, y ya para cuando la lluvia había terminado se sintió mejor, aunque lloró más y todos los problemas seguían allí, tuvo nuevas fuerzas…Poco a poco el panorama fue cambiando para Franklin, y en ese mes tan difícil siempre veía al pequeño pichón crecer y esto le recordaba que él también estaba creciendo en las pruebas pero que Alguien lo arropaba en medio de la adversidad.

Preguntas y actividades para meditar:
1       1) Me he sentido cansado (a) emocionalmente, ¿en qué sentido o aspecto?.
2     2)He sentido que llevo una enorme carga, ¿Has entregado esto a los pies de Jesucristo?.
3      3) Ejercicio: Busca cosas pesadas y colócales un nombre de lo que últimamente está agobiando tu vida, luego mete las cosas en un morral, carga el morral en tu casa, parecerá tonto pero mientras camina internaliza las razones por las cuales no le has entregado ese yugo a Dios, qué te ha impedido buscar soluciones para mejorar esas situaciones en específico, una vez que hayas caminado por casa con la carga, entra a tu cuarto y dile a Dios a solas lo que cada objeto representa en tu vida y por qué te pesan, dile que le entregas esas cargas y que necesitas alivio y fuerzas en tu vida. 
        4)Haz una lista de cosas que puedes hacer en tu tiempo libre para drenar el estrés cotidiano, puede ser pintar, leer, correr, tomar una ducha con espuma y comienza esta semana a realizar actividades en las que tu cuerpo se relaje y puedas despejarte un poco de las presiones.
5    5)Escucha una canción suave en tu habitación, nada triste, nada negativa, nada ruidosa, sólo una canción con la que puedas cerrar tus ojos y pensar una a una las bendiciones que si tienes en medio de la tormentas que estás pasando.

Promesa de Dios para mi vida: Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. Juan 16:33.

Reflexión: Darse totalmente a Dios no puede realizarse más que en la oscuridad total”. Theilard de Chardin

Oración: Padre Celestial, he tenido muchas cargas en mi vida, tú las conoces todas, son: _____________________________ (puedes nombrar las cosas que te están agobiando) me presento delante de ti para entregarte estas cosas que oprimen y cargan mi vida, te ruego que me des sabiduría para saber qué hacer y qué decisiones tomar al respecto, que me des la fortaleza que estoy necesitando, y así como las aves cuidan de sus pichones, tú vengas y me arropes con tu amor que puede calmar mi corazón. En el nombre de Jesús, amén.
 

Mi tiempo Contigo Template by Ipietoon Blogger Template | Gadget Review